Venus Pixeleada: La fantasía de estar delgada

Vpixeleada defBienvenidos a esta columna que se mira al espejo con una sonrisa. Ya sé que normalmente no tendría que postear esto hoy pero mis colaboradoras anduvieron ocupadas moviéndose entre continentes. Tan es así que un texto llego de Norteamérica y el otro de Sudamérica. Pero pese a los obstáculos y demoras entregaron sus posts y es lo único que importa. Entre eso y mi vagancia, pues estamos leyendo esto apenas hoy.

El tema de esta ocasión, parte de un excelente artículo que encontramos en un blog de reciente inauguración llamado “We are the Real Deal.” Es un trabajo conjunto de varias de las blogueras mas interesantes acerca de este tema. Vale la pena echarle un ojo de vez en cuando si estos asuntos les interesan.

¿Qué va a pasar cuando sea delgad@? ¿Voy a tener novi@ finalmente? ¿Voy a poder ir al gimnasio? ¿Ponerme el traje de baño que quiera? ¿Ya no me va a dar cosa la gente nueva?

A esto Kate Harding, la autora, le llama “La Fantasía de Estar Delgada”. Aparentemente muchos problemas se resuelven así. ¿Pero que tal si no? ¿Y que tal si nunca podemos bajar de peso tanto como “necesitamos”?

Sin mas preámbulos, les dejo a Mariana que tiene una historia a este respecto. Venga de ahí:

¡La amo, la amo, la amo!

Alguna vez escuché decir que cuando 2 personas comparten sus mundos abstractos y se genera un entendimiento real, este entendimiento crea un puente que nos hace sentirnos conectados con la otra persona y esto, decían, es lo que sentimos como amor. ¡Pues si es así, le abro las puertas de mi corazón a Kate, la autora del artículo!

Porque la entiendo perfectamente.

espejo1 Les comparto que yo también he vivido esta ilusión del día en que sea flaca, sin embargo, creo que este es solo un ejemplo de una fantasía más amplia en la que todos nos vemos involucrados. Quizá haya algunos cuantos que no la necesiten, pero la mayoría de nosotros vivimos esa trampita que nos pone nuestra imaginación de algún modo o de otro. Están los que serán felices el día que sean ricos, el día que logren tener tal trabajo, casa, pareja, familia, coche, etc. Y en mi consultorio tengo mujeres que creen que serán felices el día que sean perfectas (y las ideas de perfección varían dependiendo de la persona).

Hace un tiempo me enamoré profundamente de un tipo que considero un tanto intelectual. Fue súper interesante observarme en el proceso. Comencé a fantasear acerca del día en que yo lograra convertirme en una chica seria, casi etérea, que se fascinara con los libros y solo le interesara mantener conversaciones profundas y sumamente interesantes y de la cual él caería rendidamente enamorado. Ja-ja-ja-ja. Obvio ese día nunca llegó. Lo interesante fué que de verdad tuve que llegar al punto de desear volver a nacer y ser completamente diferente para cansarme y darme cuenta de que la única salida era aceptar la realidad de lo que si soy. Esto, a final de cuentas como dice mi amada bloguera, no está tan mal, solamente es distinta de lo que había estado imaginando. Lo más simpático de este tema es que cuando comienzas a aceptarte como eres, vas descubriendo que a final de cuentas, es el único papel que disfrutas interpretar, que te sale bien y que no te cuesta trabajo. ¡Que alivio! Porque si, ¡de verdad me caigo bien! Me tardo más en leer un libro de lo que me gustaría, pero me considero una mujer inteligente y encima de todo tengo mi onda. En el proceso también aprendí que en el mundo habrá muchos otros hombres a los que yo, así tal cual sin tener que hacer nada distinto, les parezca encantadora y que no hay nada más lindo como mujer que estar con un hombre que se fascina contigo, porque cuando a los hombres les gustas de verdad, se les nota, y no hay mejor piropo que aquel que se dice sin palabras.

Otra gran ventaja de aceptarse y dejar morir esas fantasías es que al dejar de tener esta lucha interna entre lo que es y lo que quisiéramos que fuera, uno se centra más en su personaje, es decir, finalmente puedes tomar el volante del cochecito que te tocó manejar y entonces el mundo es un espectáculo del cual formas parte. Quizá decir esto es lo mismo que dice mi querida amiga Kate, aunque ella lo visualiza desde este punto de vista de las cosas que haría si fuera <fill in the blank> y lo traslada a esta opción de hacerlo ahora porque la vida es lo que nos está ocurriendo en este instante. Y pues eso, solo que a mi me fascina esta idea de imaginarlo como un video juego en el cual el personaje finalmente agarra su arma y se avienta jugar el juego que le tocó. ¡Yippie!

(Les confieso que al mío le encanta dormir y comer y esto me ha costado trabajo de aceptar, entre muchas otras cosas)

Así que, a quien esté leyendo esto y considere que este post a ella (o el) no le aplica, los invito a observarse detenidamente. A los demás los invito a compartir con nosotros aquellas áreas en las cuales su fantasía les dice que algún día lo van a lograr, que van a deshacerse de este personaje que son ahora para convertirse (como una mariposa en metamorfosis. Awww.) en aquello que sueñan y que la neta, my friends, es irreal.

Sé que hay tantas versiones e ilusiones como cabecitas caminan por este mundo, así que por favor, escríbanle sin pena.

Ya la oyeron, dejen sus versiones de esta historia en los comentarios.

Y Coral, quién había estado callada un rato, nos comparte esto, acerca del mismo tema:

El derecho que tenemos como seres humanos de ser libres parte de una conciliación con uno mismo, la aceptación y reconocimiento de lo que uno es verdaderamente. Cuando nos enfrentamos a la realidad y decidimos dejar de pelearla y al contrario, la aceptamos, o bien nos aceptamos tal cual somos, un nuevo horizonte de posibilidades se abre ante nosotros en el cual podremos gozar de  la libertad de ser.

La obesidad puede ser en innumerables casos una grillete, al igual que infinidad de cosas, pensamientos; imaginación al fin, que nos bombardean haciéndonos creer como deberíamos de ser.

Creo que el primer paso para romper con estas creencias es asumir la persona que uno es con cualidades y defectos, esto nos brinda la seguridad para seguir en busca o bien construir la vida que deseamos, que por derecho nos merecemos.

Esto no quiere decir rendirse en procurar ser mas saludable, alimentarse bien, hacer deporte, etc. Sin embargo estar contento, contenido en uno mismo, con uno mismo es la herramienta mas poderosa para romper ataduras.

Todo depende de uno, dejar de fantasear con dietas que son posibles para muy pocos y actuar en otra dirección es mas efectivo. Si una formula no esta funcionando es evidente que es necesario que cambiar la estrategia, confiar en si mismos y darle espacio a nuevas formas de comportamiento y pensamiento.

Nos interesa saber mas de este tema, pero directamente de ustedes. Compartan sus experiencias buenas o malas aqui. Seguramente veremos que esto es mas común de lo que suponemos.

Un abrazo a tod@s.

Posts Relacionados:

Share

12 Respuestas a “Venus Pixeleada: La fantasía de estar delgada

  1. La aceptación del propio cuerpo es, algo difícil y retador. Hace poco vi fotos mías de cuando tenía 23… ¡y que cuerpazo tenía! Sin embargo, en ese momento nunca lo consideré así, incluso me sentía un «patito feo».

    Hace casi un año subí 6 kilos. Lo más extraño es que me di cuenta que me estaba poniendo redondita y… ¡me gustaba! Incluso mi «pegue masculino» no bajó. Me atrevería a decir que hasta subió un poco, ja. Sin embargo, si me empezó a incomodar la ropa apretada, el moverte y que se apachurren lonjas.

    Entonces fui al nutriólogo. Lo interesante de la experiencia es que te haces sensible que lo que comes tiene mucho que ver en cómo te sientes. Lo que rindes en tu día a día. Lo bien que descansas cuando haces ejercicio.

    Aún no estoy segura si terminé de aceptar mi cuerpo, pero de menos, no estoy obsesionada por la comida. Sin embargo, sé que la gente que me aprecia lo hace con o sin kilos menos. Que un «que bien te ves» alimenta el ego, no el alma.

    Buen tema 🙂

  2. Pingback: Bitacoras.com·

    • Bienvenida de vuelta Susy Q. Gracias por el comentario. Aunque hay algo que me consterna:

      ¿Significa esto que los otros posts no han estado buenos? 😦 Tambien se vale decir eso, en ese sentido sus comentarios ayudan a saber que es lo que quieren oir o no. Mis colaboradoras y yo siempre tratamos de proponer y escribir cosas interesantes, pero si no lo logramos siempre estamos abiertos a sus sugerencias.

      Saludos

  3. Qué buen post, llegué a él gracias a Rox. Creo que el texto da al clavo en el eterno descontento con la propia apariencia, particularmente en el caso de las mujeres. En mi caso personal, he tratado de identificar de dónde viene esta presión por lo que debo ser, y lamentablemente en muchas ocasioens viene de mi gente cercana, de mis amigas, de mi madre. El mundo espera verte de una forma, o que te comportes de una forma, y la presión para encajar en el molde es cabrona.

    Me identifico mucho con lo que relata Rox: siempre que veo mis fotos de hace diez años digo «no mames, que cuero estaba», aunque en ese momento estuviera llena de inseguridades. Hoy, cuando me muestran una foto que no me gusta, la guardo; supongo que en 10 años más me va a encantar.

    En cuanto al asunto del sobrepeso, la mayor lección me la dio mi marido cuando me empecé a quejar del exceso de carne. Su única respuesta fue: «Para mí, más carne significa que hay más tú para abrazar». Sin hacer apología de la obesidad, creo que ese es un buen mensaje.

  4. Wow que post.
    Bravo, me quedé sin palabras o no es sea una personas de muchas palabras, tal vez a noche, el cansancio, hay muchas opciones por las cuales no hay mucho que escribir. Sólo remarcaré que me llegó mucho este post pues estoy en una etapa de autoaceptación y creo que en resumidas cuentas ésta es la explicación que buscaba y que doy, del porqué no me quería ver en la realidad. Pienso que para poder entenderlo al 100% y aplicarlo debes de tener cierto grado de madurez, equilibrio, sino pasa como cualquier otro escrito en tu vida. Agradezco realmente el haberme topado con esto es en lo que últimamente he estado sumergida.
    Me siento más libre.
    Gracias a Angelbc por mandarme el link♥

  5. Hola y muchas gracias por el mensaje.

    La verdad es que soy una de las muchas mujeres que ha vivido el descontento más profundo con su propio cuerpo, principalmente porque observas día a día cómo en los medios muestran que una figura esbelta es sinónimo de éxito. También mi familia ha sido parte de esto; mi hermana es muy delgada y todos parecen felicitarla por eso, de alguna manera. Yo aunque tengo un peso normal, estoy muy lejos de ser llamada flaca y me acomplejo mucho por lo mismo. Sin embargo ahora estoy tratando de entrar al proceso de autoaceptación, aunque es difícil sacarse de la cabeza todos los estereotipos que han seguido mi vida. Sin duda cuando tienes una pareja que te ama tal como eres debería ser más fácil este proceso, y ese es mi caso, así que pondré todo de mi parte para dejar de actuar pensando en llegar a ser lo que quizás nunca podré llegar a ser y disfrutar de otras cosas que sí valen la pena.
    Muchos saludos

  6. Pingback: Venus Pixeleada: La indignación hecha Guest Post « El Rincón del Ornitorrinco·

  7. Pingback: Venus Pixeleada – La razón de todo esto « El Rincón del Ornitorrinco·

  8. Pingback: Venus Pixeleada: « El Rincón del Ornitorrinco·

  9. Es curioso como el problema real lo tenemos siempre presente y no lo vemos, mientras que no nos aceptemos como somos jamás estaremos conformes ,porque nunca vamos a ser lo suficientemente delgadas o bonitas para sentirnos bien.

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s