Venus Pixeleada: La indignación hecha Guest Post

Vpixeleada defBienvenidas a esta columna que el día de hoy se arremanga la blusa y va sobre la garganta.

El propósito de esta columna desde el día 1 ha sido la de crear un poco de consciencia y atención acerca de la influencia de los medios en la definición de la imagen de belleza femenina hoy día. Creo que no es necesario ahondar mas en el hecho de que en este punto no es ni la mas realista, ni la mas sana que se puede tener.

Tampoco creo que es necesario volver a hablar de lo omnipresente que es. Comerciales, revistas, películas y programas de televisión promueven la idea de que es indispensable verse de X o Y forma para ser deseable, glamorosa, atractiva, popular, hermosa, etc.

Intelectualmente nos queda claro que esto es una tontería, pero el intelecto nunca ha detenido a nadie de cometer las mayores tonterías, de lo contrario no habría adicciones al cigarro, alcohol, drogas, conductas obsesivas, fobias y por supuesto, desórdenes alimenticios, entre otras cosas.

Nada mejor que crear una pequeña inseguridad sutilmente para venderle algo a alguien, con la excusa de que ese algo “resuelve” el problema. Nada mejor que decir que envejecer es lo peor que te puede suceder para vender productos “anti-envejecimiento”, que por supuesto no sirven. Y como eso, muchas otras cosas.

lauren340

Claro que es normal que tu pelvis tenga el ancho de tu cabeza. Es lo de hoy

Creo que no está del todo a debate el que los medios hacen bastante por transmitir estas ideas. Tan es así que ellos lo saben y de un rato acá se discuten ciertas medidas al respecto de esto, sobre todo en Europa. Pero el problema va mas allá.

Muchos dirían “Se supone que es papel de los papás o de la familia el educar a los niños acerca de estas cosas”. Pero qué pasa cuando:

a) Las mamás son las primeras en comprarse estas ideas. Claro está no podemos dejar de mencionar que los hombres también colaboramos a esto. Hay una buena dosis de responsabilidad de nuestro lado, por supuesto. Y eventualmente merecerá un post aqui hablar de ese tema.

b) La cantidad de presión es tan grande y tan frecuente fuera de casa que eventualmente llegamos a internalizar estas ideas y tomarlas como propias, sobre todo en el caso de adolescentes, que se encuentran en una etapa de definición y exploración de sí mismos.

Y seamos honestos, esto nos pasa a todos. En mayor o menor grado, en ciertos aspectos u otros. Es parte del negocio de vivir aqui y en estos tiempos. Es algo con lo que tenemos que lidiar.

Sinceramente creo que parte de mantener esto dentro de límites inofensivos es el ayudarnos un@s a otro@s a comprobar que estas ideas no son reales. Tanto mujeres como hombres tenemos que levantar la mano y decir con todas sus letras:

“Esto no es cierto. Esto no funciona así”

Comentar y contrarrestar esta influencia con los que están cerca de nosotros es esencial. Sobre todo en niños y adolescentes. Realmente cambiar el sistema es difícil si no es que imposible, no soy tan ingenuo. Pero tanto como podamos dar nuestro testimonio y experiencia de que las cosas no tienen que ser así como nos las venden ayuda a otros a comprender que eso es mas real que el espejismo en la tele o en la revista.

Y a alguien le toco vivir algo así este fin de semana.

Les dejo a una de mis mas queridas colegas blogueras. Nos conocimos en la famosa reunión de blogueros hace unos meses. Tiene uno de los mejores nicks que le conozco a alguien. Frecuente compañera de Twitter, comentó su indignación respecto a este tema ahí y aprovechando que tenía la cólera a flor de piel le pedí que nos relatara el episodio en cuestión.

Les dejo a la famosísima Diablo Cody Región 4. Que ella misma nos explique que pasó esa tranquila mañana de domingo…

Antes que nada, quiero agradecer a mi queridísimo blogger- compa Ornitorrinco,  por invitarme  a su espacio para quejarme.

Y la curiosidad mató al gato. Domingo en la mañana: ojos hinchados, control en mano, empecé la rutina que  corresponde a ese día: ver la televisión mientras me atasco de cereal con chocolate. Zapping rápido y me encuentro con el programa que trae de cabeza a algunos blogs y medios de comunicación: México´s Next Top Model.

Todo iba medianamente entretenido cuando me explotó la bomba en la cara. La única chica que se veía sana (no tenía los pómulos saltados, la clavícula no amenazaba con romperle la piel,  ni parecía sacada de una postal de ayuda humanitaria para África) fue increpada por uno de los jueces con una sandez monumental: “¿Sabes que vienes con sobrepeso?”

¿Sobrepeso?, ¿gorda? ¿Acaso Oscar Madrazo y yo estábamos viendo a la misma persona? Lo primero que se me vino a la mente fue: “si ella tiene sobrepeso, entonces yo sufro de obesidad mórbida”. El pensamiento desapareció rápido;  si bien  no tengo precisamente el peso ideal,  tampoco excedo los límites de lo sano.

¿En dónde quedó el trabajo de la Fundación Ellen West en México y en los fashion week de las capitales europeas?, ¿Y la propuesta de hacer que la talla cero desapareciera? ¿No que los diseñadores ahora trabajan sobre maniquís talla 7?, ¿No que ya no querían modelos enfermas en sus pasarelas?, ¿Qué mensaje está mandando la revista Glamour y Sony Entertainment Television con ese tipo de comentarios acerca del peso?

Esta indignación me dio vueltas todo el día. Yo puedo entender casi de inmediato que Oscar Madrazo es un reverendo imbécil  que no tiene idea de cómo se ve un cuerpo sano,  porque convive con mujeres que se sienten Paris Hilton de petatiux,  talla menos cero que (pobrecitas)  se matan de hambre. Pero esa soy yo, una adulta de 24 años.

Y,  por ejemplo ¿ mi sobrina que tiene 14 años y prefiere comprar un pantalón talla 9 que le aprieta, a un talla 11, sólo porque 11 es de “gordas”? ¿Ella lo podrá comprender igual de rápido?

Si bien, es verdad que existe el libre albedrío y el criterio para saber discernir y no dejarse influenciar por este tipo de programas, también es cierto que muchas adolescentes (entre la inmadurez y  los cambios propios de la edad) no saben usar ninguna de las dos cosas.

El ejemplo más cercano que tengo,  soy yo. Tenía amigas delgadísimas que estaban traumadas con el peso y que se la pasaban viendo revistas y soñando con la talla cero. Eso me llevó a imitar: confieso haber tenido problemas de alimentación que trajeron complicaciones que hasta hoy arrastro. En preparatoria tomaba 5 o 6 litros de agua al día, tomaba laxantes y pasaba periodos de ayuno larguísimos de entre 10 y 11 horas, interrumpidos por un cigarro, un chicle y -sorpresa- más agua.

Eso (afortunadamente) sólo  me reportó una gastritis que con el paso del tiempo se convirtió en colitis que hasta la fecha me acompaña.  Y a pesar que a nivel físico no hubo cosas más serias como anemia o leucemia, si dejó rastro en la autoestima y la seguridad. (Ahora sanada, gracias)

Por eso cuando vi esa aberración llamada “México´s Next Top Model” me llené de rabia. ¿Hasta cuándo vamos a permitir que a nuestras sobrinas, hijas, hermanas y nosotras mismas nos estén mandando el mensaje de que sólo estando en los huesos se puede triunfar y ser feliz?

¿Hasta cuándo vamos a permitir que un estúpido como Oscar Madrazo nos diga “gordas”? Porque eso no sólo fue un mensaje para Ana Laura de Monterrey. Puedo meter la mano al fuego para afirmar que hasta la más segura de su figura, cuando oyó eso bajó la vista para verse el abdomen, las piernas y la cintura.

Ya basta de pensar y hacer creer a las adolescentes que está bien dañar su cuerpo con dietas. Ya basta de hacerle caso a  Ana Claudia Talancón en los comerciales de cierta marca de agua, diciendo que está bien tragarse más de 3  litros de agua al día. Ya basta de jodernos la autoestima nosotras mismas, imaginándonos en un cuerpo de top model 1.80m,  80-55-80 que no vamos a tener.

Y bueno, ¿qué se puede hacer?, ¿Iniciar todo un movimiento revolucionario en contra de las pasarelas, los programas y comerciales de televisión?, ¿Prohibir a las niñas y adolescentes verlos? No, desgraciadamente no se puede. Pero lo que sí podemos hacer, es aprender a conocer nuestro cuerpo y aceptarlo tal como es.

Ni modo, estoy chaparra y mido 1.60, mi mamá es de complexión mediana y caderas anchas. La genética me ganó. ¿Cómo lo soluciono? Reconociendo y aceptando.

Acepto que mi estructura física jamás será el de una mujer como esa. Acepto mi cuerpo como es,  porque finalmente es el único que voy a tener en esta vida. No quiero que la ropa me quede apretada ni  quiero tener complicaciones de salud por la diabetes que aqueja a mi familia. ¿Qué hago? Trato de que mi régimen alimenticio no se limite a tortas y hamburguesas, camino distancias largas, como a mis horas.

Y sobre todo, (como mujeres adultas y racionales que somos)  saber dar una buena sugerencia y dirección a tiempo,  a las niñas que tenemos alrededor. O al menos yo que pasé por la experiencia, no voy a permitir que mi única sobrina dañe su cuerpo y su autoestima  por cumplir con un estereotipo.

¿Y ustedes?

Muchas gracias a DCody R4 por su colaboración. Estoy segura que no es la única que ha pasado por algo similar, de forma que dejen sus comentarios y opiniones al respecto de esto aqui abajo.

Y ya para cerrar, me pregunto que opinaría el Señor Oscar Madrazo de la siguiente foto, publicada precisamente por Glamour. Espero que no omitan lo irónico de esto.

0924-these-bodies-are-beautiful-at-every-size_aw

Asi hasta yo compraría Glamour de vez en cuando

Supongo que ellas también tienen sobrepeso y mucho, ¿no?

Si quieren saber mas vayan a este link. El artículo está interesante, aunque aún no sé si llamar hipócrita a Glamour por hacer estas cosas con una mano y seguir con lo mismo con la otra. Aunque si consideramos que lo importante para cualquier revista o medio es vender publicidad, podría ser fácil sacar conclusiones. Sin embargo no deja de ser refrescante ver a mujeres así representadas de esta forma. Me declaro fan de ellas.

Seguimos escribiendo.

Posts relacionados

Share

12 Respuestas a “Venus Pixeleada: La indignación hecha Guest Post

  1. Y bueno, soy fan de esta sección 🙂

    Hace poco me estaban contando que en Francia, si alguna revista utiliza photoshop para arreglar, ya sea quitando grasa o manchas, tiene que mencionarlo… por ley. Y acá pasan esos shows decadentes.

    Y tienes razón, los hombres tienen parte de culpa, pero con estas secciones, me cae que ya resarciste el daño.

    SALUDOS!

    • ¿Qué te puedo yo decir? Gracias por ser lectora y fan de esta columna. Y bueno, no se de resarcir daños pero al menos me cae que soy su aliado 😉

      Respecto a lo de los anuncios en Francia, si revisas los links al principio se menciona ampliamente esto mismo en un artículo del NYT.

      Saludos

  2. Claro!! Ninguna niña ni adolescente tiene el criterio para ubicar en su sitio a la publicidad!

    Lo único que puede ayudar es el ejemplo que ven a su alrededor (por que ni los sermones, choros y terapiadas que les puedas dar funcionan). Coherencia…. es de ahí donde aprenden. Si como mujer adulta, respetas, cuidas, mantienes, apapachas y aceptas a tu cuerpo con todo y su genética… estarás haciendo la diferencia en ti y en las pequeñas a tu alrededor!

  3. Jajajaja Santo Cristo Vencedor aplaca tu ira y tu rigor!!!

    Naaa, hasta fue poca la verdad.

    Soy Nutriologa y ese tipo de cosas las veo diario, ademas ponte a pensar que lo que todos vimos en la tele estuvo “aumentado” porque la TV engorda, si, asi es, no 10 kilos, pero si como 5, asi que cuantas actices/cantantes/modelos/loquesea no estan más que en los huesos.

    No se que diablos estaban pensando aquellos muchachos.

    Saluditos!

  4. yo sabia que esa foto de ralph lauren era falsérrima de toda photoshoipedad! pero me faltaban argumentos.

    pero tu si lo sabias, verdad angel? http://jezebel.com/5376418/

    habria que aclarar…

    y contar el resto de la historia.
    http://photoshopdisasters.blogspot.com/2009/10/ralph-lauren-how-to-turn-photoshop.html

    http://boingboing.net/2009/10/08/searching-for-the-sk.html

    http://www.boingboing.net/2009/10/06/the-criticism-that-r.html

    http://www.elpais.com/articulo/tecnologia/Ralph/Lauren/pide/disculpas/adelgazar/modelo/Photoshop/elpeputec/20091012elpeputec_1/Tes

    y mostrar a la medianamente verdadera

    digo.

    • Por supuesto que es falsa. Y una de las mejores muestras de lo que es un Photoshop mal hecho. Ningun ser humano tiene la pelvis del mismo ancho que la cabeza (al menos hasta donde sé). Ese es el punto. Si tu ves a Filippa Hamilton es una mujer brutalmente hermosa. Y con eso nadie tiene problemas. La pregunta es:

      ¿Qué necesidad hay de modificarla y de hacerla ver mas delgada al grado de la deformidad?
      ¿Quién cree que se necesita verse así para lucir unos pantalones?
      ¿Cuál es el punto de vender lo que sea, no solo pantalones, a través de una imagen tan irreal?

      Con decirte que todavía la delgadez irracional de una modelo de pasarela admite la muy mala excusa de que lo que quieren los diseñadores son perchas para su ropa. Pero esto no necesariamente aplica en un anuncio impreso.

      ¿Por que vender esa imagen de delgadez extrema pasando por alto que ni la misma modelo se ve así y que hacer lo necesario para verse siquiera de manera parecida significa hipotecar tu salud física, emocional y quizá hasta tu vida?

      Deliberadamente usé esta imagen sabiendo que es trucada, con la idea de mostrar lo absurdo de esos estándares. Es ridículo que una mujer de por sí notoriamente y naturalmente hermosa, sea alterada para parecer una parodia de sí misma.

      Y mi pregunta sigue en pie ¿Para qué se hace esto? ¿Quién decide que esto se haga así?

  5. respondiendo la ultima: unos idiotas, evidentemente. que luego tienen que pasar por el penoso momento “ay, perdoncito”.
    pero si alguien se la cree y “se vuelve anorexica” se merece un premio darwin. asi como va.

  6. Está bien denunciar estas situaciones, especialmente porque sí es verdad que los adolescentes -especialmente- tienen el criterio de un chícharo, tristemente.

    Pero también estoy con Botica, es como demandar a Macdonald’s por la obesidad mundial…

  7. Pingback: Venus Pixeleada – Desde la Trinchera « El Rincón del Ornitorrinco·

  8. Pingback: Venus Pixeleada: Cuando el Photoshop no basta « El Rincón del Ornitorrinco·

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s