Interrumpimos este programa… [Obituarios]

De nuevo tengo que escribir esta columna, la que menos disfruto incluir en este espacio. Y esta vez pega bastante cerca de casa.

El dia de hoy a las 18:35 en la Ciudad de México en su casa de piedra y flores, según me parece recordar que le llamaba, murió el escritor y columnista Germán Dehesa a los 66 años.

image

No me voy a adornar diciendo que era gran fan de sus libros y que los leí todos. No es así, de hecho no leí ninguno. Pero pocos escritores me han acompañado durante tanto tiempo de forma tan continua.

¿Por qué? Porque durante muchos años, antes del Google Reader, antes de Twitter, antes de Gmail, antes de muchas cosas, lo primero que leía al encender mi PC cada mañana era su columna en el Reforma. ¿Qué tanto tiempo habrá pasado que aún conservo un artículo suyo en un jurásico archivo txt con fecha del 27 de diciembre de 1999?

Eran otros días, cuando Reforma tenía un sitio abierto, cuando Internet todavía estaba en pañales en muchos sentidos. Una de las cosas que mas recuerdo era el gusto con el cual leía ese artículo suyo cada vez que me sentaba frente a mi escritorio antes de empezar el dia de trabajo. Así, al igual que muchos mas, fui conociendo a toda esa tira de personajes que en ese momento eran el equivalente de un timeline en Twitter hecho a mano por una sola persona, porque por supuesto que bastaba él solo para hacernos reír, reflexionar, enojarnos y hasta llorar: El Bucles, la Hillary, la Rubia Misteriosa, Canito, el Bendix y muchos, muchos mas.

En lo personal recuerdo esos días previos a la elecciones del 2000. Si por una vez seguí las noticias, me preocupé de estar al día y de escuchar mas opiniones acerca de esas elecciones en gran medida fué por los intensos artículos de esos meses.

Un dia, Reforma cerró su sitio y lo único que lamenté amargamente fué ya no leer a Dehesa cada mañana. Aún hace pocos meses, al ser de los primeros en llegar a la oficina, cuando podía tomaba el Reforma de papel recién entregado y lo único que hacía en los escasos minutos antes de llegar a mi lugar era buscar su columna y leerla.

Tengo un buen amigo que trabaja en el Reforma desde hace años. Lo único que le pedía con frecuencia era “Si ves a Germán Dehesa por ahí, me lo saludas por favor”. Pero según me decía era muy raro verlo. Nunca se enteró que le mandaba saludos.

Esta tarde he leído muchas veces, sobre todo en Twitter, que era un gran simpatizante de la derecha. Curiosamente jamás lo vi así. Para mi siempre fué ante todo un escritor. Uno muy bueno, que sin saberlo ha influido en este blog y este autor mas de lo que yo mismo quisiera admitir. Yo siempre dije que su columna era esencialmente como un blog nada mas que en papel y fué el primer modelo para este espacio, cuando era algo mas personal.

Sin embargo, de todo lo que recuerdo de él, hay un detalle que sobresale por todas las cosas.

En un artículo decía que muchos le preguntaban cómo era posible que pudiera escribir diariamente una columna como la suya. Su respuesta era que él se preguntaba como como era posible no hacerlo si se llamaba uno escritor. Hacia referencia al entrenamiento que contarle una historia cada dia a su hermano había sido.

Cuando me preguntan que por qué posteo diario, siempre digo que es un tip frecuente para blogueros el que se deba hacerlo. Pero hasta ahora había omitido  el hecho de que quien me enseñó que se PODÍA hacer durante años y con una calidad como pocas fué Germán Dehesa.

Gracias por todo Sr. Dehesa, pero sobre todo por el ejemplo.

Tras escribir esta frase este teclado guarda un minuto de silencio en homenaje al mas inesperado de los mentores.

Sigo escribiendo.

Y agradeciendo.

PS: Dibodobadito 😦

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s