Para las lectoras. XXVI

Saludos a todas las amables lectoras que nos acompañan en este post semanal. A diferencia de la semana pasada, estos días ha habido una variedad grande de cosas interesantes que compartir. La selección estuvo complicada pero aquí esta lo mejor de estos días.

  • ¿Podría lograr la tecnología que el tiempo invertido en ir a la tienda a comprar ropa se redujera? Con esta tecnología me siento optimista:
  • ¿Leyeron “El Secreto" y les gusto? Pues entonces les tengo malas noticias. Una autora, Barbara Ehrenreich, dice que mas que ayudar este tipo de cosas resultan dañinas. La verdad, tiene un par de puntos sumamente validos. A ver que opinan.
  • El Porno para mujeres. Tema escabroso, pero que es bastante relevante, sobre todo cuando son las mujeres mismas quienes opinan y producen. Un artículo muy interesante publicado en una revista española que habla desde el punto de vista de las productoras de películas enfocados a mujeres.
  • Con frecuencia oigo quejas acerca de lo incómodo de los tacones, sobre todo si se camina mucho. Los zapatos bajos, sin embargo no suelen ser lo mas glamorosos si bien los mas cómodos. He aquí las reflexiones de una autora al respecto.
  • No cabe duda que hay tantas formas de ser femenina como culturas existen. Este comercial alemán de lencería ha causado revuelo por esto mismo. La verdad me tomó completamente por sorpresa. Lo dejo a su criterio:

No duden en dejar sus comentarios.

Que tengan un buen fin de semana.

No se vayan y sigan leyendo.

2 Respuestas a “Para las lectoras. XXVI

  1. Me parece que el tema de los tacones es bastante controversial y complejo, pero desde mi punto de vista, y muy personal experiencia, recae en una decisión única de cada mujer, joven, niña y alguno que otro agregado cultural. Al menos, en mi amado y preciado (ajá) trabajo, nos «recomendaron» a las mujeres de mi nivel, que nuestro código de vestido fuera formal y que eso incluía zapatos con tacones relativamente bajos (4 o 5 cm.). Tal vez, esa es la prueba más fehaciente, de que los tacones «altos», son un sinónimo de formalidad, status y hasta elegancia, sin importar el pésimo outfit que puedas portar, que simplemente quedaría a un lado, al portar «tacones altos». Dígase de paso, tiendo a vestir de manera formal, y con tacones no menores a 10 cm., y con mi estatura un poco más alta del promedio, si me da una superioridad en estatura, comparada con el resto de mis congéneres, lo cual me genera un sentimiento de seguridad y, ¿porqué no decirlo? bienestar, al verme más bonita que las demás jijiji. Pero obviamente, diría mi mamá, la belleza cuesta.. y ¡mucho! Después de 8 horas efectivas de pie y esos sendos tacones, no son nada agradables las noches postlaborales. Pero aún así.. Si veo en un aparador, unas botas negras de 12 cm., que van maravillosamente con mi pantalón escocés gris favorito, lo siento.. Tienen que ser mías! A pesar del enorme y malvado precio que pago, cada noche. Es por eso, que en silencio, en la noche, antes de dormir, agradezco millones de veces las tinas masajeadores y chuncha y media, que han creado, para enfermas compulsivas de zapatos, como esta humilde servidora.

  2. Pingback: Para las lectoras. XXXIII « El Rincón del Ornitorrinco·

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s