Venus Pixeleada – Directo de las lectoras Pt. 2

Bienvenidos a un post adicional en esta columna que come de todo sin culpa. Como complemento al artículo anterior quisiera presentarles un par de comentarios adicionales. En una ocasión previa ya había publicado las opiniones de un par de lecturas respecto a este punto:

[…] una de mis observaciones como un mero espectador interesado en este tema es que no recuerdo haberlas visto quejarse ni batallar con todos estos temas de dietas, peso, etc. al menos en los grados en los que las adolescentes actuales lo hacen. De hecho creo que la presión a la que está sometida una mujer para verse de tal o cual forma es mucho mayor hoy que hace 15 o 20 años.

Pues las respuestas siguieron llegando y en esta ocasión les presento dos mas. Ambas muy interesantes ya que presentan dos visiones desde lugares muy diferentes.

Les dejo a K. y a L. que tienen cosas que vale la pena oir.

K. 38 años.

Siento y creo desde mi punto de vista muy personal que cuando estaba en la adolescencia no nos parecía tan importante estar llenito o delgado, no era tan importante, ahí tenemos el caso de Timbiriche que Alix siendo parte del grupo era la gordita. Igualmente en Flans, Mimi era la llenita, y así varios artistas que tenían tendencia a engordar pero al fin y al cabo eran unos iconos y unos ejemplos. Todo mundo quería ser como ellos, había para todos y aunque fuéramos gorditos algunos o delgados otros siempre teníamos novios ¿o no? 😀 Por otro lado en la actualidad con todo lo que implica la mercadotecnia, la imagen que se les muestra a las mujeres de como deben lucir está demasiado plástica, y mal llevada a cabo, pues si bien es cierto tenemos que hacer ejercicio, pero por salud y no exagerar. Ah, pero todas queremos estar como las de la Mansión Playboy y además con cada parte natural.

El mayor problema es que esa información mal conceptuada hace que desde la adolescencia se pierda el amor propio por ser seres humanos y esto nos lleva a hacer cualquier cosa con tal de enflacar. Claro, sin hacer ejercicio ni llevando una dieta balanceada. Muchas veces se toma el camino fácil pues es mas rápido y generalmente esto significa tomar drogas. Yo trabajo en un centro de rehabilitación y ayudamos a personas con TCA (Trastornos de Conducta Alimentaria). Es triste ver que cada vez llega gente mas joven y mas chica y terminan muertos, lamentablemente, pues aunque estén delgadas su visión es que están gordísimas. La ropa la hacen cada vez mas ajustada y eso provoca que uno se espante al pedir una talla mas grande de lo acostumbrado.

image Por mi parte, ya no soy la misma adolescente, los años no pasan en balde y créeme que si he engordado, pero lo veo como una buena inversión pues he probado todo tipo de comida y he saboreado los mejores manjares. Finalmente mi sistema digestivo hace su función y no tengo de que preocuparme. Me despido diciéndoles que solo hay dos buenas razones por las que uno no come: Porque no se puede por alguna enfermedad o porque no se tiene para pagar.

Disfruten de la vida y ámense mucho. Seamos como seamos somos una perfecta creación de Dios y el universo.

L. 38 años.

Considero que la gran diferencia esta en la información y como la manejamos.

En mi niñez tuve mucho sobrepeso, ya en la secundaria baje un poco debido a que mis padres me impulsaron a llevar una rutina de ejercicios, la cual después se volvió un modo de vida, hasta que me embaracé.

En ese entonces se pensaba que entre mas regordetes los bebes mas sanos, lo cual era VIL mentira, y te alimentaban como si fuera “tu ultimo alimento en la vida”. Mi madre cuenta que me servía en diferentes frascos de Gerber sopa de la que fuera, el guisado (claro molido), la fruta, el cereal, mas la leche y el jugo. ¿COMO NO QUERÍAN QUE FUERA REDONDA? Y nuestro estómago es apenas del tamaño de nuestra muñeca. Por supuesto que como a mi no me disgustaba la comida pues BIENVENIDA.

Ahora ya sabemos cuantas calorías nos comemos, que contienen los alimentos, si hay almidón en ellos, sabemos que las tortillas de maíz no engordan, y existen los edulcorantes y sustitutos que aparentemente nos ayudan a no consumir tanta azúcar. También contamos con alimentos bajos en grasa y los famosos “light”. Y hasta chocolates con almendras light.

Yo tengo una adolescente de 13 años que esta pasando la misma situación que yo pase. Hablé MUY SERIAMENTE con ella y no lo hemos hecho una sola vez, han sido muchas, ¿Por qué? Pues porque lo tiene que tener presente todos los días y no desviarse, porque tiene amigas en el colegio que pueden estar influyendo también en esto, mas los medios, etc. etc.

1. Primero tenemos que tomar en cuenta nuestra complexión. Habremos algunas de nosotras que JAMÁS vamos a ser talla cero, hay que ser realistas.
2. Hablamos de la familia, sus complexiones, los beneficios que se obtienen al realizar una actividad física.
3. La llevé con un especialista, que solamente le enseño a comer sin privarla de nada, sin pastillas y que además fue muy enfática en el ejercicio.
4. Ahora es una chica mas feliz, ya entendió que no es una Barbie, pero que tiene otras cosas mas importantes. Está en un equipo de atletismo y aprendió a comer bien, ya sabe como manejarlo, y espero que así siga. Finalmente es un trabajo como madre para toda la vida y espero que me vaya bien con las otras dos.

Pues he aquí dos testimonios mas. Cualquier comentario es mas que bienvenido y espero poder presentarles las respuestas de una persona que tuvo una visión desde adentro del mundo de la moda en futuros posts de esta columna, cosa que creo que resultará particularmente interesante.

Cuídense y sigan leyendo.

Posts relacionados

Share

2 Respuestas a “Venus Pixeleada – Directo de las lectoras Pt. 2

  1. Para este comentario, creí necesario agregar mi otro blog “el secreto” jaja, muy relacionado con el tema que hoy se tocó.
    Me agradó mucho leer que este tema se ha retomado, pues es algo que realmente está afectando a mujeres en paises enteros y más cuando somos uno con mayor indice de obesidad y diabetes.
    Por cierto feliciten a la madre del segundo comentario, pues tomó cartas en el asunto y de forma muy adecuada.
    Saludos.

  2. Interesante tema. Ando aquí por casualidad pero quiero dejar mi opinión y mi experiencia en este tema que hoy en día es una verdadera obsesión para muchas mujeres, cosa en la que han tenido mucho que ver los medios de comunicación, que envían el mensaje de que si una mujer no es talla 0, automáticamente es una gorda. Genomma lab anuncia productos para bajar de peso, anuncios de cosas light a cada rato, revistas criticando a mujeres por su gordura cuando muchas quisiéramos vernos como ellas, que no son para nada gordas.

    Yo recuerdo que hace cosa de 14 años (que fue cuando entré a la prepa) no se rendía ese culto a la delgadez, yo no me preocupaba por mi peso, nunca he sido obesa pero si tiendo al sobrepeso y ser algo rellenita. El problema se dio cuando iba a la mitad de la carrera en la universidad, por críticas, comentarios hirientes de supuestas amigas, ex novios, etc empecé una dieta sin supervisión profesional que derivó en dejar de comer. Todo lo que comía era una manzana y 1/2 taza de cereal al día. En casa decía que había comido en la escuela, no iba a reuniones por evitar comer, me empecé a aislar, y llegué a estar por debajo de mi peso sano. Me mareaba, tenía frío todo el tiempo, se me caía el cabello. Por esas fechas murió alguien importante en mi vida a causa de complicaciones por la obesidad. Estando en el velatorio, entendí que estaba haciendo lo mismo a la inversa y fue el fin de ese desorden de alimentación, esa persona incluso al irse me dejó una enseñanza.

    Ahora llevo un plan supervisado por una nutrióloga, y mi autoestima está mucho más sana. Mentiría si digo que me acepto con los kilos que aún no he podido bajar, pero si me siento más segura que en aquellos años. A mis 29 todavía lucho contra la voz de la inseguridad sobre mi físico, con controlar esos ataques de ansiedad por comer, por llevar una dieta balanceada y hacer ejercicio todos los días, venciendo las ganas de dormir 5 minutos más que se vuelven media hora.

    Cuesta trabajo entender que (aunque suene a cliché) valemos por otras cosas y no por nuestro peso, que nunca nos vamos a ver como modelos de revista (que además sus fotos tienen una producción impresionante y retoque digital), que eso no va con nuestra raza, que hay que tener un peso donde estemos cómodas y sea sano.

    ¡Qué nostalgia dan las películas del cine de oro! ver mujeres con curvas, (que en la actualidad las llaman “gordas”), que difícil sentirnos cómodas en nuestra propia piel cuando miles de anuncios en revistas y televisión bombardean con imágenes de mujeres prácticamente en los huesos, que fomenten los transtornos en la alimentación en las nuevas generaciones.

    Vaya, perdón por extenderme pero a veces es necesario externarlo.

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s