Venus Pixeleada: El precio de la apariencia

Vpixeleada def

¡Insólito caso! Esta sección se sale de lo ordinario y aparece cuando menos la esperaban. ¿La razón? Por problemas contables (claro) nuestra Hadita Contadora se retrasó en su entrega y a si a eso le añaden que la tarde y noche de ayer estuvo un poco movida pues postear esto ayer no estaba tan simple.

Pero esto no es obstáculo ya, así que:

Pocas cosas hacen un mejor tema de conversación en algunos círculos que el físico de los famosos. Y el como lo consiguieron es parte integral de esto. Una de las favoritas en este tema es Madonna. Seamos honestos – la mujer a sus 50+ años se ve muy bien, aunque menos de lo que quisiera hacernos creer. Su físico sin embargo es notable y resulta obvio que es el resultado de un gran esfuerzo y mucho tiempo. La pregunta obvia es:

¿Que estarías dispuesta a hacer por tener un físico parecido?

Y resulta que una reportera inglesa decidió averiguarlo. Se consiguió un entrenador que trabajo con la Sra. Ciccone y reprodujo su rutina de entrenamiento.  Como ella misma dice, casi se muere, aunque obtuvo buenos resultados. Noten que aun no se parece en nada a Madonna 🙂

Esto es un tema común para muchas mujeres ¿Cuál es el precio de un cuerpo? Y no me refiero (exclusivamente) al precio en dinero, sino al precio en tiempo, en energía, vida personal y de pareja, etc. que se requiere para esto.

Bueno, pues la Hadita tiene un par de comentarios y experiencias personales al respecto. Ahí les van:

Es curioso ver que para ver grandes resultados se necesitan medidas extremas. Lo que me ha tocado ver es que hay 2 tipos de entrenadores: los que medio te orientan y los que realmente se comprometen contigo para lograr los resultados que esperas.

Hace muchos años estaba en busca de algo que me diera resultados para incrementar mi peso (N. del E. – Si, pueden llorar ahora) y la verdad el ejercicio NUNCA estuvo considerado como ese algo que me pudiera ayudar, sin embargo estaba desesperada y era la última opción que me quedaba. En la presentación mostraron evidencia de que en 3 meses quedabas súper bien y mucha gente se se inscribió porque 3 meses no era mucho tiempo y valía la pena el esfuerzo.

Iniciamos el programa alrededor de 100 personas y los que terminamos tuvimos cambios sorprendentes, yo subí de peso (no en 3 sino en 9 meses) y el resto bajaron considerablemente entre el primer y segundo mes.

Las rutinas no eran tan pesadas pero el hecho de que fuéramos un grupo y que estábamos ahí por las mismas razones hizo que las cosas funcionaran a pesar de que el instructor no era muy bueno que digamos.

Muchos perderíamos un round de vencidas con ella, seguramente

Muchos perderíamos un round de vencidas con ella, seguramente

Años después en la oficina donde trabajo se abrió un programa similar, y me vi obligada a retomar el ejercicio; pero el hecho de hacerlo sólo por salud ya no era una razón de suficiente peso como para hacer ejercicio 5 veces a la semana. Creo que hay dos cosas que hay que tomar en cuenta: 1) La verdadera razón por la que quieres seguir una rutina y que sea tu motor para tener disciplina y hacer sacrificios y 2) Ver resultados.

Contrataron a un entrenador que antes de ponerme a entrenar me sentó y me dijo que para qué iba a empezar un entrenamiento y a partir de ahí él vería la manera de crearme una rutina y que viera resultados. Como mi respuesta fue que quería terminar una carrera ya que no tenía buena condición para correr, entonces me dijo que teníamos que empezar por fortalecer las piernas y enseñarme a respirar mientras corría. La verdad como que no cuestioné nada de los ejercicios y en un principio la rutina fue bastante leve pero una vez que agarré condición no tuvo piedad al incrementarme pesos y repeticiones, recuerdo que una vez me dijo de este ejercicio te tocan 30 repeticiones y llegó un momento en que mi cuerpo ya no respondía y no me podía mover, así que se me quedó viendo y me dijo “¿cuántas llevas?” y yo le contesté “pues voy en la 10 pero ya no aguanto” y me dijo te dije que eran 30. Creo que se me pusieron los ojos llorosos porque me contestó “A mí tus lágrimas no me conmueven y vas a hacer 30 repeticiones”. Bueno, creo que del susto mi cuerpo se empezó a mover hasta terminar y después de eso me dijo “Buen trabajo, vas a descansar 3 días porque el esfuerzo fue muy grande”. Yo me imaginaba que después de eso iba a estar una semana caminando como pollo espinado, pero para mi sorpresa no me dolió nada y por supuesto pude terminar la carrera y eso me motivó a seguir entrenando.

Personalmente me cuesta trabajo dar el primer paso y ver qué es lo que quiero obtener como resultado, pero una vez empezando lo demás va saliendo solo.

Cuando tenemos algún cambio fuerte hay veces que toma tiempo llevar una actividad extra, como el hacer ejercicio, e integrarla a nuestra vida. Por todos lados escuchamos que hay que caminar por lo menos 30 minutos diarios pero si nos sentimos bien a lo mejor pensamos que podemos postergar esta actividad. Lo que sí puedo decir es que hacer ejercicio nos libera de estrés y hace que tengamos más energía. Por supuesto que una rutina como la que sigue Madonna está cañonea y cansa a cualquiera, pero una clase de tabeo a la  mitad de la semana es muy liberadora.  ¡HA!

Bueno, pues ya la oyeron. Es cuestión de no caer en extremos. Hay mucho mas que comentar pero eso se los dejo un poco mas a ustedes, lector@s.

Si quieren saber todo lo que implica tener un cuerpo así, denle una leída a este artículo.  Detalla a profundidad el estilo de vida, rutina de ejercicios y dieta que se requieren para lograr una imagen como la de Madonna. Es del año pasado pero me parece muy vigente. No cabe duda que todo tiene un precio y en este caso es uno grande.

Cuídense mucho y nos vemos en un par de semanas.

Comparte este artículo via Twitter, Facebook o email

2 Respuestas a “Venus Pixeleada: El precio de la apariencia

  1. Pingback: Bitacoras.com·

  2. Pingback: Venus Pixeleada: La Sutil Belleza de no Meter la Panza « El Rincón del Ornitorrinco·

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s