Venus Pixeleada: Una invitada muy especial

image

Saludos a todas las lectoras de esta columna que hoy se viste de largo, ancho y alto y abre las puertas de su casa para una visita muy especial.

Pues esta semana inauguramos una serie de posts muy fuera de lo ordinario. Y lo son por dos razones – una, por la autora, dos, por las circunstancias en las que la ya mencionada autora llegó hasta aquí.

Antes de que pregunten, les cuento el chisme:

Hace unas semanas, una famosa bloguera de moda y su servidor tuvieron una de nuestras clásicas “disparidades de criterios”. A fin de ponerle emoción al asunto decidimos hacer una apuesta respecto a nuestro desacuerdo. Si yo perdía iba a… a… bueno, no necesitan saber eso, pero básteles saber que no hubiera sido necesariamente lo mas divertido. Ya perdí una apuesta grande este año y con eso me basta.

En el caso de ella, quedamos que si perdía iba a tener que escribir cuatro (4) posts para esta columna de la cual no es precisamente la mas entusiasta seguidora.

Creo que ya pueden imaginar quien ganó esa apúesta, ¿verdad?

Siendo así, le doy la bienvenida a mi mas reciente colaboradora por las cuatro siguientes semanas, misma quien ha aceptado su derrota de forma por demás graciosa y elegante. Eso debo de reconocérselo sin reservas.

Sin mas les dejo a la inigualable, la mundialmente reconocida, la fabulosa, la desmemoriada…

BoticaPop

Escuchemos atentamente las perlas de sabiduría que tiene para nosotros hoy.

Hola a los lectores del Rincón del Ornitorrinco. Soy BoticaPop y tal vez me recordarán porque suelo dejar comentarios aquí y allá en la columna en la que hoy participo. Esos comentarios han sido los causantes de que el dueño de este blog me haya nombrado la más acérrima enemiga de la Venus Pixeleada, pero no se dejen confundir, en la parte importante estoy de acuerdo con Ornitorrinco: las mujeres (o los hombres) que no está satisfechas consigo son un peligro para si mismas. Persiguiendo un ideal de belleza inalcanzable, son capaces de cometer una serie de barbaridades que en el mejor de los casos producen pena ajena, pero en el peor ponen en peligro (irónicamente) su propia belleza y en casos extremos, su propia vida.

Como todos sabemos, la belleza está en los ojos de quien mira. Sin embargo, los seres humanos solemos ponernos de acuerdo en ciertas cosas. No individualmente, pero si de esa forma general en la cual Brigitte Bardot era una belleza de cortar el aliento. ¿Saben a lo que me refiero? Cada época tiene sus cánones y mientras en el siglo XVII las bellezas inmortalizadas por los pintores eran de carnes generosas, ahora lo que llamamos “modelos” son mujeres 12 centímetros más altas y varias tallas menores que la mujer norteamericana promedio: es decir, monstruos exóticos. Y la mayoría de nosotros, con nuestros ojos de espectador occidental contemporáneo, las vemos bellas. Hasta ahí todo me parece muy bien. Los problemas vienen cuando el resto del mundo imagepretende imitarlas.

Digamos que yo soy una treintona mexicana exactamente de la estatura promedio de las mujeres mexicanas (1.63 m) tengo la piel morena, los ojos oscuros, el cabello castaño y nariz de bolita (es una descripción exacta, esa soy yo). (N. del E. – Doy fe de que la descripción es escueta pero exacta, aunque pudorosamente omitió mencionar su esbelta figura de ninfa del bosque. De Chapultepec, claro) Y quiero imitar a una de esas europeas orientales que salen en las portadas de Vogue París, arregladas por un batallón de estilistas, maquillistas y peluqueros, retratada por un experto fotógrafo cuyo iluminador es una piola. Y retocada después en el Photoshop, porque no hay perfección sin Photoshop.

Bueno, les decía, para verme como Anja Rubik tengo unas cuantas opciones…

Usar unos tacones altísimos que presumiblemente van a causar esto en mis pies:

image

Unos juanetes horrorosos.

image

Como los de Victoria Beckham.

Usar unos pupilentes de color que matarán toda expresión en mi mirada o decolorarme el cabello y luego teñirlo de rubio y verme tan falsa como se ven las mujeres como yo con el cabello rubio. Y de paso arruinar mi cabello.

Como no hay nada a mi alcance que pueda blanquear la piel, y como soy una chica lista, mejor opto por la opción chic del bronceado. Como Donatella Versace.

image

En cuanto a la nariz de bolita, pues hay que ser un poco más drástica: bisturí. Y una vez perdido el miedo a los cuchillos, de una vez que me pongan tetas. Porque las mujeres planas podrán tener su espacio en los comerciales de Calvin Klein, pero para triunfar en las portadas de Playboy (es decir, en lo que les interesa a los hombres) necesito unas curvas espectaculares.

Al final del proceso habré pasado de mujer mexicana promedio a:

image

Bueno, puse a Silvia Irabién aunque se me ocurren muchos otros casos más catastróficos. Y seguro a ustedes también.

Al final siempre podré culpar a Vogue, por haber puesto a Anja Rubik en su portada. Y eso que soy medio despistada y nunca se me ocurrió la anorexia como solución al asunto de las “varias tallas menos”.

Ok. Se supone que estoy apoyando el punto de vista del Ornitorrinco, pero fácilmente me gana el chacoteo. Mas otra vez, no se confundan: hay que estar muy sola y muy extraviada y muy triste y profundamente infeliz con lo que uno mismo es, para cometer esas agresiones contra una misma.

Afortunada (o desafortunadamente) tengo por delante otros tres jueves (si el Ornitorrinco no decide que aquí muere) (N. del E. – Ni te hagas ilusiones. Una apuesta es una apuesta) para escribir acerca del concepto de belleza dominante. Para solucionar cualquier problema hay que saber las causas del problema. Y si hay un error en ese diagnóstico nunca se va solucionar nada. Nos vemos el próximo jueves.

Sobra decir que ha sido un gran inicio a esta serie y que con todo y su bien documentada crítica a este tema Botica ha tocado varios puntos importantes. Me queda claro que hay cosas a este respecto que solo se pueden decir siendo mujer y mas aún cuando se conoce tan de cerca el ambiente de la moda como ella.

Pues no queda mas que esperar la próxima semana donde tendremos dos posts, a menos claro que nuestra invitada insista en acaparar el reflector, cosa con la que puedo vivir sin problemas.

Cualquier comentario es mas que bienvenido, así que por favor no duden en dejarnos su opinión.

Por el momento me despido pero nos vemos en unos días.

Sigo escribiendo.

Posts Relacionados

Share

12 Respuestas a “Venus Pixeleada: Una invitada muy especial

  1. ¿Qué hago en este blog?
    Pues … ¡lo descubro!, ¡lo encuentro! … y me gusta.
    Llego siguiedo a Botica, algo la conozco y su escritura me gusta. La de este blog, el pago de su derrota, me pareció excelente.
    Pero también me gustó mucho lo que escribe Ornitorrinco y, sobre todo, sus notas del editor. Muy oportunas y excelentes también.
    Regresaré a leer sus opiniones sobre la Venus Pixelada-

  2. Por una razón que desconozco la figurita junto a mi nombre no es la que uso siempre. Salió otra que usé alguna vez como prueba y que no tiene nada que hacer aquí.
    La magia de hombre blanco me ha jugado una rara broma.

  3. Esa no era Donatella D: La revista que sacó la foto mandó disculpas porque cometieron un error… aunque la verdad es posible que en un futuro cercano la pobre termine asi al paso que va.

  4. Los peligros del internet…

    Pues ya se me coló un fake, que mal. Por lo menos los juanetes de la Beckham si los confirmé. Pero ciertamente alguien que dice:

    “Ni siquiera sé cuál es mi color natural. ¿Natural? ¿Qué es lo natural? ¿Qué es eso? . No creo en lo totalmente natural para las mujeres. Para mi, lo natural tiene relación con las verduras .”

    bien podría serlo.

    Igual, colágeno en los labios me servían de ejemplo http://bit.ly/cgpeGP

    O hubiera podido usar al señor betacaroteno aka Valentino http://bit.ly/aUBs6b

  5. ! Hay chaparro¡ si todas las féminas pagaran sus apuestas, asi de cumpliditas, este canijo mundo seri mas divertido. Una felicitación a ambos, son inteligentes y amenos sus escritos, !ha¡ y se agradece el toque de humor.

  6. Los juanetes de Victoria jajaj!! jijiji… Fue un buen y divertido post….solo q no se quien es Siliva Irabien…Se supone q es famosa?

    Y si, estoy de acuerdo con lo que dice BoticaPop de los lentes de contacto de color….pocas cosas se ven tan feas…. hacen q la gente se vea como Na´avi region 4.
    Saludos y felicitaciones a ambos. Y aqui esperamos los otros 3 posts.
    Mel

  7. Pingback: Venus Pixeleada: Una invitada muy especial. Parte 2 « El Rincón del Ornitorrinco·

  8. Pingback: Venus Pixeleada: La Belleza no es cosa de Juego « El Rincón del Ornitorrinco·

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s